RCC Valdivia

Propósito

aaron-burden-282699-unsplash.jpg

El propósito de esta iglesia será glorificar a Dios. Buscando alcanzar este fin a través de la alabanza pública de Dios, la predicación de las Escrituras, la vida cristiana consistente de sus miembros, el evangelismo personal, el esfuerzo misionero. (Ef. 1:5-14; Col. 1:9-10; Mt. 5:16; 1 P. 2:9-12).

Aceptamos las Escrituras como nuestra autoridad en asuntos de fe y práctica y adoptamos la siguiente Confesión de Fe como nuestra interpretación de la Doctrina Bíblica:

  • Creemos que las Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento son verbalmente inspiradas por Dios e infalibles e inerrantes en los escritos originales, y que son de autoridad suprema y final.
  • Creemos en un solo Dios eternamente existente en una esencia, pero tres personas iguales, la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  • Creemos que Jesucristo fue engendrado por Dios, concebido por el Espíritu Santo, y nacido de la virgen María.
  • Creemos en el Espíritu Santo, la tercera persona de la Trinidad, que convence al mundo del pecado, la justicia y el juicio. Él es la vida del creyente, y Él potencia la predicación y la enseñanza del evangelio.
  • Creemos que la humanidad fue creada a la imagen de Dios, pecó y por lo tanto incurrió no sólo en la muerte física, sino en la muerte espiritual, que es la separación de Dios, y que todos los seres humanos nacen con una naturaleza pecaminosa.
  • Creemos que el Señor Jesucristo murió por nuestros pecados según las Escrituras como un sacrificio representativo y sustitutivo, y que todos los que creen en Él son justificados sobre la base de su sangre derramada.
  • Creemos en la resurrección del cuerpo crucificado de nuestro Señor, Su ascensión al cielo y Su presente vida allí como Sumo Sacerdote y Abogado por nosotros.
    Creemos en la bendita esperanza, que es el retorno personal, visible e inminente de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo.
  • Creemos que todos los que reciben por fe al Señor Jesucristo, nacen de nuevo por el Espíritu Santo, y por lo tanto se convierten en hijos de Dios y herederos de la vida eterna.
  • Creemos en la resurrección corporal de los justos y los injustos, el eterno sufrimiento consciente de los perdidos en el infierno y la comunión de los salvos en el cielo.
  • Creemos en la existencia de un diablo personal que sigue trabajando en el mundo para destruir las almas de los hombres y que él y todos sus ángeles y todos los que no reciben a Cristo como su Salvador perecerán eternamente en el lago de fuego.
  • Creemos en la Iglesia, cuya misión es predicar las Escrituras a todo el mundo, todos sus esfuerzos están guiados por múltiples liderazgos y apoyados por la sabia administración del pueblo de Dios.
  • Creemos que las ordenanzas de la Iglesia, dadas por nuestro Señor, son el Bautismo y la cena del Señor (Comunión).
  • Creemos que lo anterior son doctrinas bíblicas; Por lo tanto, estamos firmes en esta Confesión de Fe.

Doctrina

chris-lawton-236416-unsplash.jpg

Inspiración

Creemos que las Escrituras del Antiguo y del Nuevo T estamento son verbalmente inspiradas por Dios e infalibles e inerrantes en los escritos originales, y que son de autoridad suprema y final.

Términos explicados

Verbalmente: Esto significa que las palabras individuales de la Biblia son verdaderas y sin error en los escritos originales. Por lo tanto, más que sólo el pensamiento o concepto es inspirado, pero también cada palabra (Mateo 5: 17,18, Proverbios 30: 5,6). El término "plenario" se usa a menudo con la palabra "verbal" para dar la opinión de que toda la Escritura es plenamente e igualmente inspirada (2 Timoteo 3: 16,17).

Inspirado (Inspiración): La inspiración es esa obra particular de Dios por la cual el Espíritu Santo, convirtiéndose en coautor de la Escritura, dirigió sobrenaturalmente a los escritores de la Escritura y sin excluir su inteligencia humana, su individualidad, su estilo literario, sus sentimientos personales o cualquier otro Factor humano, el mensaje completo y coherente de Dios a los hombres fue grabado con exactitud perfecta y las mismas palabras de la Biblia llevan la autoridad de esta autoría divina. La inspiración no es equivalente al dictado excepto en ciertos casos, ya que Dios usa la experiencia, los sentimientos y el pensamiento del autor humano. El resultado final, sin embargo, es tan preciso como si Dios mismo hubiera tomado la pluma. Por lo tanto, las Escrituras fueron inspiradas o exhaladas por Dios y, aunque los autores eran hombres falibles, lo que escribieron fue sin error (2 Pedro 1: 20,21). La inspiración no suprime la capacidad intelectual y el talento, sino que utiliza esa habilidad intelectual y talento (Lucas 1: 1-3; 2 Samuel 23: 2).

Inerrante: Inerrante significa que las Escrituras en sus escritos originales fueron sin error (Juan 10:35, Lucas 16:17).

Infalible: Infalible significa que las Escrituras en sus escritos originales eran incapaces de error y nunca equivocadas (Juan 10:35, Lucas 16:17).

Autoridad Final: Las Escrituras son la revelación especial de Dios (comunicación de la verdad) al hombre y porque son inspiradas e inerrantes se convierten en nuestra autoridad final. Sin embargo, tomamos nota cuidadosa de lo que la Biblia indica como no autoritario, tal como la declaración de Satanás a Eva en el Jardín del Edén: "Tú seguramente no morirás". (Génesis 3:45, 2 Timoteo 3: 16, 17).


Encarnación

Creemos que Jesucristo fue engendrado por Dios, concebido por el Espíritu Santo, y nacido de la virgen María.

Términos explicados

Jesucristo: Jesucristo tenía dos naturalezas en una sola persona, de modo que Él era al mismo tiempo plenamente Dios y plenamente hombre, Esta relación era dada de tal manera que no había división de la persona, ni confusión de las dos naturalezas. (Juan 1: 1-14).

Concebido por el Espíritu Santo: La concepción de Jesús fue un acto divino de Dios, sin la intervención humana (Mateo 1:18, Lucas 1: 26-38).

Nacida de la virgen María: En el momento de la concepción y nacimiento de Cristo, María era virgen (Mateo 1: 18-25, Isaías 7:14, Lucas 1:27).


Humanidad

Creemos que la humanidad fue creada a la imagen de Dios, pecó y por lo tanto incurrió no sólo en la muerte física, sino en la muerte espiritual, que es la separación de Dios, y que todos los seres humanos nacen con una naturaleza pecaminosa.

Términos explicados

Creado a la imagen de Dios: Génesis 1:27; 5: 1; 1 Cor. 11: 7.

Separación de Dios: Cuando la humanidad, en su libre albedrio, optó por desobedecer a Dios, pecó (la violación de la ley de Dios). Este pecado original nos separó de Dios, el cual, debido a su santidad, no podía tolerar el pecado y, por tanto, juzgó tal pecado (Romanos 6:23, 3:10, 8: 7, Gálatas 3:22).


Resurrección, Ascensión, Exaltación

Creemos en la resurrección del cuerpo crucificado de nuestro Señor, Su ascensión al cielo y Su vida presente en el cielo como Sumo Sacerdote y Abogado para nosotros.

Términos explicados

Resurrección: Creemos que después de tres días, Jesucristo se levantó corporalmente de la tumba (Lucas 24: 23-40). La doctrina de la resurrección es esencial para la salvación (Romanos 10: 9,19, 1 Corintios 15:12, 23, 35-37).

Ascensión: Después de Su resurrección y el ministerio de cuarenta días, Jesús subió al Cielo (Hechos 1: 1-11; 1 Pedro 3:22).

Sumo Sacerdote y Abogado: Puesto que la expiación de Cristo ha restaurado nuestra relación con Dios, ahora podemos acercarnos a Dios a través de Cristo, quien como nuestro Sumo Sacerdote nos representa ante Dios. Como nuestro Abogado, él compadecientemente trata con nuestras necesidades y nos fortalece (Juan 14:18, Hebreos 4:14, 5: 1-10, 13: 5, 7:25, 8: 1-2, 9: 11-15 , 24).


Salvación

Creemos que todos los que reciben por fe al Señor Jesucristo, nacen de nuevo por el Espíritu Santo, y por lo tanto se convierten en hijos de Dios y herederos de la vida eterna.

Términos explicados

Fe: La fe es el "don de Dios" (Efesios 2: 8) y es producida por la Palabra de Dios (Romanos 10: 14,17). Somos salvos solo por la fe y no por obras (Efesios 2:9, Romanos 3:20, Tito 3: 5). Sin embargo, la fe genuina conduce necesariamente a buenas obras (Efesios 2:10, Mateo 5:16, Santiago 2: 17-26).

Nacido de nuevo por el Espíritu Santo: El nuevo nacimiento (regeneración) es absolutamente necesario para la comunión con Dios (Juan 3: 7). El hombre es totalmente pasivo en la regeneración, ya que es completamente una obra de Dios (Juan 1:13; 3: 6). El nuevo nacimiento es obra del Espíritu Santo (Juan 3: 8) por medio del cual crea dentro de una persona una nueva naturaleza, un nuevo corazón, un nuevo espíritu (Juan 3: 5, 2 Pedro 1: 4, Ezequiel 11: 19, 36:26, 2 Corintios 5:17).

Hijos de Dios: Aquellos que han recibido el Espíritu de Cristo han nacido de nuevo en la familia de Dios (Juan 1: 1-12, Romanos 8: 9, 14-17). Como miembros de Su familia no sólo tenemos comunión con nuestro Padre Celestial, sino que estamos siendo transformados por el Espíritu Santo a la imagen de Cristo, y cuando Cristo regrese seremos completamente cambiados en cuerpo y espíritu para ser como Jesucristo ( Romanos 8: 19-23, 1 Juan 3: 2). Esta experiencia de la vida de Jesucristo dentro de nosotros, por la presencia del Espíritu Santo y para siempre nuestra en la presencia de Jesucristo es "vida eterna".


Diablo

Creemos en la existencia de un diablo como persona, que todavía está trabajando en el mundo para destruir las almas de los hombres y que él, todos sus ángeles y todos los que no reciben a Cristo como su Salvador, perecerán eternamente en el lago de fuego.

Términos explicados

Diablo: Aunque era un ser creado y uno de los ángeles más altos, el diablo cayó porque quería ser más grande que Dios (Isaías 14: 12-15).

Pérdida eterna: El juicio sobre el diablo y sus seguidores es un castigo sin fin (Ap 20: 10,14,15; 19:20).


El Cielo y el Infierno

Creemos en la resurrección corporal de los justos y los injustos, en el eterno sufrimiento consciente de los perdidos en el infierno y en la comunión de los salvos en el cielo.

Términos explicados

Resurrección corporal: Los santos que están "dormidos en Jesús" serán resucitados al mismo tiempo que los santos vivientes son "arrebatados" y cambiados (1 Tesalonicenses 4: 13-18; 1 Corintios 15: 51-58). Después de la resurrección, todos los incrédulos estarán ante el Gran Trono Blanco para el juicio, y puesto que sus nombres no sean encontrados en el Libro de la Vida, serán arrojados al Lago de Fuego (Apocalipsis 3: 5; Mateo 25: 31-46, Lucas 10:20, Filipenses 4: 3 y Hechos 13:48).

El sufrimiento consciente eterno: Lucas 16: 19-31; Mateo 25:30; 24:51; Heb. 12:23; 2 Cor. 5: 6-9; Phil. 1:23; Rev. 6: 9; 20: 4.

Cielo: Creemos que el cielo es un lugar literal donde Jesucristo está preparando un hogar eterno para los creyentes de todas las edades (Juan 14: 1-6, Heb. 1: 10-16).

Infierno: Creemos que el infierno es un lugar literal donde todos los no salvos pasarán la eternidad (Apocalipsis 20:15, Mateo 13: 36-43).


ORDENANZAS

Creemos que las ordenanzas de la Iglesia dada por nuestro Señor, son el Bautismo y la cena del Señor (la Comunión).

Términos explicados

Bautismo: El bautismo es mandado a todos los creyentes y es un acto de obediencia que significa la muerte, sepultura y resurrección del creyente "en Cristo" (Romanos 6: 3,4; Hechos 18: 8; 1 Pedro 3:21). Se ordenó a los discípulos que velaran por que el bautismo fuera parte de su ministerio (Mateo 28: 19,20, 16:16) y el modelo del libro de Hechos (Hechos 2: 38-41; 8: 12,13). , 36, 38) Indica la práctica generalizada del bautismo en agua para los creyentes. Esta iglesia no cree en la regeneración bautismal, ni sostenemos que el bautismo es necesario para la salvación.

La cena del Señor: En la noche de su arresto, Jesús instituyó lo que se conoce como la Eucaristía, o Servicio de Comunión, que simboliza y llama nuestra atención a la expiación. Esta celebración es aquella en la cual miramos hacia atrás a la obra terminada de Cristo y también hacia adelante a la consumación aún no consumada de nuestra redención (Mateo 26: 26-30, 1 Corintios 10:16, 11: 23-30; 2 Pedro 2:13).


Trinidad

Creemos en un solo Dios eternamente existente en una esencia, pero tres personas iguales, la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Términos explicados

Eternamente Existente: Existe eternamente un Dios (Deuteronomio 6: 4, Isaías 45: 5-6, 14, 18, 21-22, Marcos 12:29 32), que no tiene principio ni fin (Salmo 90: 1 -2, Gen 1: 1).

Tres en uno: Dios es uno en esencia, pero tres personas, co-iguales, eternamente existentes (Mateo 28:19, Ef 4: 4-6, Apocalipsis 1: 4, Juan 12:26; 15:26; 16:15, 1 Pedro 1: 2, Hechos 2: 32-36, I Corintios 12: 3-6, II Corintios 13:14).

Igual a otro:

  • La Biblia nos dice que el Padre es Dios (Juan 6:27, Romanos 1: 7).

  • El Hijo es reconocido como Dios (Juan 1: 1, 20:28, Heb. 1: 8, I Juan 5: 19-27, Filipenses 2: 6).

  • El Espíritu Santo también es identificado como Dios (Mateo 28:19, Hechos 5: 4, 9).


Espíritu Santo

Creemos en el Espíritu Santo, la tercera persona de la Trinidad, que convence al mundo del pecado, la justicia y el juicio. Él es la vida del creyente, y Él potencia la predicación y la enseñanza del evangelio.

Términos explicados

Espíritu Santo: El Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad, igual con el Padre y el Hijo (Juan 14:16, Mateo 28:19).

Convence: Jesucristo dijo que el Espíritu realizaría este ministerio con respecto al mundo (Juan 16: 7-11).

Vida: El Espíritu Santo es el agente del nacimiento espiritual (Juan 3: 5- 8). El Espíritu regenera, habita, sella y bautiza en el cuerpo de la Iglesia a todos los creyentes (1 Corintios 12:13, Tito 3: 5, Efesios 1:13, 4:30, 1 Corintios 6:19, Rom 8: 9,11, 2 Corintios 1: 21, 22). La vida del creyente es fortalecida y guiada por el Espíritu (Efesios 1:13, 3:16, Juan 16:13, Rom 8: 4, 14, 26-27). Al creyente se le comanda a que sea lleno o controlado por el Espíritu, de modo que las características de la semejanza con Cristo sean evidentes en una vida poderosa (Efesios 5:18, Gálatas 5:16).

Potencia: El Espíritu Santo permite la difusión de la palabra de Dios en el testimonio, la predicación y la vida práctica (Juan 15: 26-27). La obediencia espiritual dará fruto a una vida espiritualmente poderosa de servicio para Cristo (Efesios 5: 15-21, Gal 5: 22-25).


Expiación

Creemos que el Señor Jesucristo murió por nuestros pecados según las Escrituras como un sacrificio representativo y sustitutivo, y que todos los que creen en Él son justificados sobre la base de su sangre derramada.

Términos explicados

Representante: Esto significa que Jesucristo representó todos los pecados del mundo y Él que no conoció pecado fue hecho pecado por nosotros (2 Corintios 5:14, 21). Así como Adán fue el representante del hombre en la caída, Cristo fue el representante del hombre en la Expiación (1 Corintios 15:22). Por lo tanto, si Cristo representó a todos, Su sacrificio cubrirá todo (Juan 3:16).

Substitución: Esto se llama sufrimiento "vicario" desde que Cristo murió en nuestro lugar. Él no murió por su propio pecado (Hebreos 4:15 16, 1 Juan 3: 5), sino que murió por los pecados de otros (1 Corintios 15: 3, 2 Corintios 5:21, Romanos 5: 8 ).

Todos los que creen: El don de la salvación provisto por la muerte del Señor Jesucristo es para toda la humanidad (Romanos 1:13; 1 Juan 2: 2), pero sólo aquellos que exhiben la fe son justificados (Gálatas 2:16; 3:11).

Justificado: La justificación es aquel acto de Dios por el cual declara que el pecador culpable y depravado es justo debido a que la propia justicia de Dios ha sido imputada o acreditada al pecador (Deuteronomio 25: 1, Prov 17:15, Rom 3: 23- 26; 4: 5 8,25; 5:18; 8:33).


Escatología

Creemos en la bendita esperanza, el retorno personal, visible e inminente de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo.

Términos explicados

Esperanza Bendita: El regreso del Señor es un evento que los creyentes deben esperar con gran expectación y entusiasmo. Como personas todavía imperfectas, esperamos ansiosamente la restauración de todas las cosas, para perfeccionar la semejanza a Cristo después del regreso de Jesucristo (Tito 2:13, Romanos 8:18-25, 1 Pedro 1: 7, 13, 4:13, 2 1 Tesalonicenses 1: 7, 1 Corintios 1: 7).

Personal, visible: Jesús, no sólo en espíritu, sino en forma corporal, regresará a esta tierra (Hechos 1:11).

Inminente: La Iglesia, como administrador para Dios, debe considerar el retorno de Cristo como un acontecimiento que está a punto de suceder, y por lo tanto, aunque pacientemente, debemos estar atentos a tal acontecimiento mientras buscamos glorificarlo a través de nuestras vidas. Marcos 3: 33-37, Mateo 24: 22, 24, 29-51, Lucas 21:34).

Estilo de vida paciente: La enseñanza de la Biblia acerca del regreso inminente del Señor siempre está puesta en el contexto de la exhortación práctica, enfocándonos en nuestro estilo de vida actual, más que en especulaciones indebidas (2 Pedro 3:11, Mateo 24: 42-51).


Iglesia

Creemos en la Iglesia, cuya misión es predicar las Escrituras a todo el mundo, todos sus esfuerzos están guiados por múltiples liderazgos y apoyados por la sabia administración del pueblo de Dios.

Términos explicados

Cuerpo de Cristo: El cuerpo colectivo de los creyentes en Jesucristo es la Iglesia (Efesios 5: 23-32, Col. 1:18, Mateo 18:20, Efesios 1: 22-23, Col. 2:19; 3:15).

Misión: Mat. 28: 18-20; ROM. 15: 6; Eph. 1: 15-23.

Predicar: Con este término, abarcamos a todos los creyentes que deben declarar y dar a conocer la verdad de Dios a través de sus vidas, además de la proclamación formal de la Palabra de Dios (Efesios 3: 8-10; , 16, Col. 1: 10 - 28).

Liderazgo múltiple: Dentro de cada iglesia local creemos que Dios provee un equipo de Pastores, Ancianos, Diáconos y otros trabajadores que deben guiar y capacitar a la congregación para desarrollar la madurez espiritual. Los pastores son literalmente pastores, o los que alimentan ovejas, y por lo tanto, figurativamente, los designados para alimentarse espiritualmente y servir a la congregación. Los ancianos son designados para ejercer la supervisión espiritual del rebaño que se les ha confiado. Creemos que las funciones de los Ancianos o obispos / supervisores son idénticas, y que el término "Anciano" se refiere principalmente a la persona, mientras que "obispo" o "supervisor" se refiere a lo que hace un Anciano. Los diáconos sirven como ayudantes, o trabajadores ministradores, que cumplen varios roles formales o informales dentro de la congregación.

Administración: Como miembros de la familia de Dios reconocemos la obligación bajo la cual Dios nos coloca para ejercer cuidado y preocupación con respecto a todo tiempo, posesiones, riquezas y personas que se nos pueden confiar. Una característica de que una persona es espiritualmente sabia, son las elecciones maduras hechas con respecto a estas áreas (Mateo 20: 8, Gálatas 4: 2, Lucas 16: 2,3, 1 Corintios 4: 1,2, Tito 1: 7 1 Pedro 4:10, 1 Corintios 9:17, Efesios 3: 2, Colosenses 1:25).

Diezmo: Creemos que la pauta del diez por ciento es altamente apropiada, pero reconocemos al creyente individual como libre de compulsión o requisitos formales en asuntos de administración o apoyo de la iglesia (Levítico 27: 30-33; Núm 18: 21-29 , Deuteronomio 12: 5-7, 17-18, 14: 22-29, 26:12, Génesis 14: 17-24, Lucas 11:42, Mateo 23: 23, Heb. 7: 1ss).

Ofrendas: Creemos que las ofrendas consisten en cualquier don, ya sea dinero, tiempo o esfuerzo, que se da libremente en respuesta a la dirección del Espíritu de Dios (1 Corintios 16: 2, 2 Corintios 8:24 9:15).


Género, Matrimonio, y Sexualidad

Creemos que Dios crea de manera maravillosa e inmutable a cada persona como hombre o mujer. Estos dos géneros distintos y complementarios juntos reflejan la imagen y la naturaleza de Dios (Gen 1: 26-27). El rechazo del sexo biológico es un rechazo de la imagen de Dios dentro de esa persona.  

Creemos que el término "matrimonio" tiene sólo un significado: la unión de un hombre y una mujer, en una unión única y exclusiva, tal como se describe en la Escritura (Gen 2: 18-25). Refugio Community Church sólo llevará a cabo la ceremonia de matrimonio y reconocerá el matrimonio entre un hombre biológico y una mujer biológica.

Creemos que Dios quiere que la intimidad sexual ocurra solamente entre un hombre y una mujer que están casados el uno con el otro (1 Cor 6:18; 7: 2-5; Heb 13: 4). Creemos que Dios ha ordenado que ninguna actividad sexual íntima se realice fuera de un matrimonio entre un hombre y una mujer.  

Creemos que cualquier forma de inmoralidad sexual (incluyendo adulterio, fornicación, conducta homosexual, conducta bisexual, bestialidad, incesto y uso de pornografía) es pecaminosa y ofensiva para Dios (Mt. 15: 18-20; ).

Creemos que Dios ofrece la redención y la restauración a todos los que confiesan y abandonan su pecado, buscando Su misericordia y perdón por medio de Jesucristo (Hechos 3: 19-21, Romanos 10: 9-10; 1 Cor 6: 9-11).

Creemos que a cada persona se le debe dar compasión, amor, bondad, respeto y dignidad (Marcos 12: 28-31; Lucas 6:31). Las conductas o actitudes de odio y acoso hacia cualquier individuo deben ser repudiadas.

Creemos que para preservar la función y la integridad de la Iglesia Refugio Community church como el Cuerpo local de Cristo y para proporcionar un modelo bíblico a los miembros de la Iglesia y a la comunidad, es imperativo que todas las personas empleadas por la Iglesia de Refugio Community church en cualquier capacidad, O que sirven como voluntarios, acepten y respeten las Escrituras y las doctrinas de la Iglesia de Refugio Community Church.